QUÉ DEBES SABER SI TE DESPIDEN

EN M&Co Abogados , TE ORIENTAMOS PARA SEGUIR LOS PASOS ADECUADOS

Un despido no es una situación agradable y en muchas ocasiones puede pillarte por sorpresa lo que provoca cierta desorientación y en ocasiones lleva a actuar precipitadamente. Sin embargo nuestro consejo es que lejos de dejarte sorprender, te pongas en alerta y que si bien puedes asesorarte por un especialista hay situaciones en las que no es posible precisamente por ese factor sorpresa, las primeras acciones son fundamentales ya que pueden condicionar o limitar tus derechos. Para evitar acciones inapropiadas de las que no se puede echar marcha atrás, te damos unas pautas que sirven para todo tipo de despidos

- COMUNICACIÓN DEL DESPIDO.
El despido ha de comunicarse por escrito, para que queden reflejados los motivos del m
ismo y la fecha de efecto y la puesta a disposición del finiquito (artículo 55.1 del Estatuto de los Trabajadores).
Lo recomendable es poner en la carta de despido “NO CONFORME” y la fecha de la recepción, es lógico puesto que el despido se produce por decisión unilateral de la empresa y lo normal es que no estemos de acuerdo con tal decisión ni con lo motivos aducidos.No hay que olvidar quedarse siempre con una copia de la carta.

Si la comunicación es verbal se debe hacer lo posible por obtener alguna prueba de que el despido se ha producido verbalmente por el empresario por ejemplo con un testigo o una grabación y por supuesto exigir al empresario mediante buro fax, que realice la notificación del despido por escrito. Todo ello nos servirá para probar que se ha producido el despido y desde que fecha es efectivo. Esta cuestión es sumamente importante pues disponemos de 20 días hábiles (no se cuentan ni los sábados ni domingos ni días de fiesta), para interponer papeleta de conciliación y la demanda
Si no se consigue prueba alguna o el empresario no recoge el burofax, hay que presentarse al día siguiente en el trabajo con el fin de que la empresa no pueda aducir abandono del puesto de trabajo.

El despido verbal será siempre calificado como Despido Improcedente.

Una cuestión importante a tener en cuenta es que pactar el despido improcedente con la empresa, puede tener consecuencias graves para ambos ante Hacienda y ante la Inspección de Trabajo.

ENTREGA DEL FINIQUITO
Junto con la carta de despido, la empresa debe poner a disposición del trabajador el finiquito. El finiquito incluye la liquidación de todos los conceptos salariales que a fecha de despido el trabajador haya generado y se encuentren pendientes de abonar, salarios, vacaciones pendientes de disfrutar, horas extras, parte proporcional de pagas extras, ( en este sentido habrá que tener en cuenta si estas se devengan mensual o anualmente)

Si tienes derecho a indemnización, esta debe ir desglosada y perfectamente identificada de manera independiente del resto de conceptos salariales.

IDENTIFICACIÓN DEL DESPIDO
Puesto que la carta de despido debe reflejar los motivos que han causado el mismo, debemos identificar si se trata de un despido disciplinario o de un despido objetivo. El despido disciplinario no requiere preaviso, el despido objetivo deberá ser notificado con quince días de antelación. Si los días de preaviso previstos en la ley no han sido respetados por la empresa deberá ser abonados en el finiquito.

1. Despido Disciplinario. La relación laboral se extingue por decisión del empresario basada en un incumplimiento grave y culpable del trabajador. Las causas que puede aducir son varias y están relacionadas en el artículo 54 del ET. Entre otras, la desobediencia e indisciplina en el trabajo, la disminución continuada y voluntaria en el rendimiento del trabajo, la embriaguez habitual o toxicomanía, las faltas repetidas e injustificadas de asistencia o puntualidad etc.
Estos supuestos incumplimientos han de ser probados por el empleador de forma clara y suficiente.

2. Despido Objetivo. La ley prevé la posibilidad de que el empresario extinga la relación laboral por causas como:
  • La ineptitud del trabajador conocida o sobrevenida, deberá ser conocida después de ser contratado
  • Por falta de adaptación del trabajador a las modificaciones técnicas operadas en su puesto de trabajo. Un caso habitual es la falta de
  • Por faltas de asistencia al trabajo justificadas pero intermitentes que alcancen el 20% de las jornadas hábiles
  • Causas técnicas, organizativas, productivas o económicas

Para impugnar el despido existe un plazo máximo de 20 días hábiles por lo que es necesario actuar con rapidez acudiendo a un abogado especialista. En M&Co te ofrecemos una solución ágil y eficaz diseñando una estrategia para la obtención de la máxima indemnización.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continua navegando está dando consentimiento a su uso y aceptando nuestra politica de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies